PARROCO

El sacerdote Pablo Arturo Jiménez Pinzón tomo posesión como Administrador Parroquial del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, el pasado domingo 26 de Enero en ceremonia presidida por el Vicario Episcopal del Socorro, Pedro Figueroa Argüello, quien hace algunos años, también ofició como párroco de esta comunidad. El sacerdote Pablo Arturo Jiménez, oriundo de Zapatoca y con 19 años de labor ministerial, asumió la dirección pastoral de los guadalupeños por encargo del obispo de la diócesis de Socorro y San Gil, Monseñor Carlos Germán Mesa Ruiz, para cubrir la licencia otorgada al Pbro. José Isidro Tarazona, enviado como misionero por un año a la diócesis de Montelíbano en Córdoba.

 

En un acto tradicional y simbólico, el Vicario del Socorro le hizo entrega de las llaves del Sagrario del Santuario al nuevo Administrador Parroquial, representando así la entrega a su cuidado de la comunidad guadalupeña. En su primer saludo a la comunidad, Jiménez Pinzón afirmó, “no vengo a crear falsas expectativas, quiero conocer muy bien a toda la comunidad para trabajar conjuntamente por el progreso de esta Parroquia, especialmente por los menos favorecidos”.

 

El sacerdote destacó el cariño que siente por esta comunidad y no ocultó su felicidad de trabajar en ella, puesto que desde su juventud, tiempo en el que empezó a nacer su vocación sacerdotal, anhelaba servir a Dios en esta parroquia.

 

Finalmente agradeció a quienes le acompañaron en este importante día, entre ellos al Vicario Parroquial de Oiba, Tomás Augusto Villar, al grupo de Seminaristas y gran número de feligreses de las parroquias de Simacota, Barichara, Chima, Confines, Oiba y por supuesto Guadalupe, quienes con pancartas le dieron la bienvenida al «Pueblito Lindo y Cordial».

PARROCO