Campesinos de Vélez participaron en mercado campesino desarrollado en Tuta Boyacá gracias a un proyecto común de la Fundación San Isidro, de la Corporación por el desarrollo de la provincia de Vélez y por el Común de San Gil.

Campesinos de Vélez participaron en mercado campesino desarrollado en Tuta Boyacá gracias a un proyecto común de la Fundación San Isidro de Duitama, de la Corporación por el desarrollo de la Provincia de Vélez y El Común de San Gil.

Campesinos oriundos de Tuta compartieron por primera vez con los campesinos de Vélez durante el mercado campesino desarrollado el pasado 1 de Junio en la localidad boyacense. Además se desarrolló el primer encuentro de la Asamblea Ciudadana 2014, eventos que fueron impulsados por la Fundación San Isidro de Duitama y que contó  con el apoyo de la administración municipal y los líderes comunitarios de Tuta.

 

El mercado campesino se realiza bajo un acuerdo gestionado por los líderes de Tuta en 2010 y cumplió su 5 versión donde se veía todo tipo de frutas y verduras, productos de lana y de esparto de fique.

 

Tampoco faltaron los platos típicos  como el mondongo, el mute, la carne de chivo,  ternera a la llanera,  fritanga,  amasijos de maíz en diferentes presentaciones como arepas, envueltos en hojas de guiche y amero. En lo que a procesados lácteos se refiere se ofrecieron diferentes tipos de queso, cuajadas sin dulce y con dulce, chicharrón de cuajada, yogurt de varios sabores, kumis, postres, gelatinas esponjados, jugos naturales y dulces de miel. Para completar la oferta había también tostados de maíz, maní y garbanzos.

 

La participación del grupo de productores de Vélez se debió a un proyecto común de la Fundación San Isidro, de la Corporación por el desarrollo de la provincia de Vélez y por el Común de San Gil. Fueron los campesinos santandereanos quienes enriquecieron la oferta del mercado con productos de clima caliente como el borojo, el aguacate, bananito bocadillo, yuca, plátano, limón, mandarino, el cacao, queso de hoja.

 

Como dato curioso, cerca del 65% de los productores participantes eran mujeres, lo que demuestra la fuerza femenina en el desarrollo del campo.

 

Cortesía: Eva Dürr